Yo lo que quiero es alguien que me dé la mano mientras, con la noche engulléndonos, camino descalza por una calle llena de cristales y me lleno los pies de heridas. Alguien que me susurre al oído que estoy loca, y se apoye en mi espalda para reírse conmigo de todos esos cuerdos infelices. Alguien que encierre a sus labios en cárceles de silencio mientras sus ojos corren maratones sobre mi piel, mientras yo escribo, y escribo, y escribo... Alguien que cuente el tiempo hacia atrás, para quien los recuerdos no sean más que un ayer borroso y el futuro sea un concepto abstracto que no se piensa ni se menciona. Alguien que entienda el cosquilleo de una buena canción en los oídos, que comprenda que la lluvia es la música del otoño, y que como buena música hay que saber bailarla. Alguien que se ría cuando digo que las tónicas eran los finales de ayer, que hoy es mejor acabar el mundo con una disonancia. Que no me discuta cuando le digo que si mi vida es Do mayor, la voy a terminar con un Re.

Alguien que me entienda cuando hablo de que la escala de La menor armónica es la más bonita del mundo, porque suena triste. Aunque no entienda ni una palabra de lo que digo. Alguien que me hable de todo aquello que nunca ha existido y me convenza de que es lo más verdadero que voy a encontrar jamás. Alguien que convierta las mentiras en historias, en palabras, y en silencio. Sí. Eso. Alguien que sepa hablar en silencio. Alguien que busque cosas imposibles, y las encuentre sólo por llevarle la contraria al mundo (ya sabemos que es muy cabezota). Alguien que alcance a entender que soy mentira, que siempre lo he sido, y que me cuento como yo quiero. Que soy real, a veces, cuando me despierto con ganas, pero que muchos días no alcanzo el límite y existo por los pelos. Déjame no existir un rato. Es más fácil ser nada. 

Alguien que lea este texto y comprenda que faltan notas, pero sonría al entender por qué. Que haya visto las cadencias perfectas, el regresar a ese alguien que era la tónica de todo esto. Pero he aquí el Re de mis letras. 

Etiquetas: