La realidad se ha definido innumerables veces como una interminable lucha de opuestos. El bien contra el mal, agua y fuego, aquí y allá, cerca y lejos, amor y odio…
Personas con paraguas que lo mueven hacia ellas cuando llueve y personas que se mojan el brazo derecho para que tú no te mojes el pelo. Personas que dicen “por favor” y “gracias”, y personas que no lo dicen. Personas que te abren la puerta al pasar y personas que te la cierran en las narices. Personas que te saludan con una sonrisa y otras con sonrisa a la cara y puñal a la espalda. Personas que lloran en silencio y personas que lo hacen a gritos. Personas que te interrumpen cuando hablas y personas que se interrumpen para que hables. Personas que piensan lo que dicen y personas que dicen lo que piensan. Personas que responden al porqué y personas que preguntan un cómo. Personas que piden perdón y personas que perdonan. Personas que ceden el asiento en los buses y personas que se sientan y ven como otros lo hacen. Personas rencorosas y personas generosas. Personas que dan luz y personas que la roban. Personas que mienten y personas que se mienten. Personas que tienden la mano y personas que ponen la zancadilla.

Etiquetas: ,